Ir al contenido principal

La cosa que era hombre



Ese día él quiso ser silla de madera, un poco vieja, medio amarillenta; su respaldo tenia una curvatura que la hacia diferente a las demás. Le era difícil moverse, además del hecho de que al hacerlo sus maderos en fricción con el piso provocaban un rechinido que lastimaba sus oídos de silla. Así pasó todo el día, con la puerta de su casa abierta, con la avenida llena de corredores que participaban en la maratón del pueblo, pero el hombre se entristeció al ver que a ningún cansado pudo ayudar . Al otro día se asomó por la ventana y se dio cuenta que el festival del día del pastel era por la tarde así que decidió ser mesa, pensaba que si se colocaba a la entrada de la puerta, podría ser de utilidad, pero el festival transcurrió con normalidad y él de nueva cuenta no fue de utilidad. Pasaron meses de transformaciones. Pasó de ser silla a mesa, de mesa a buró, de buró a armario, de armario a reloj de pared, de reloj de pared a lámpara; después intentó ser una pieza completa y fue sala, recámara y hasta cocina integral, pero de nada sirvió porque nadie se enteró: no fue de utilidad.

Un buen día el hombre dijo estar harto de no poder ser útil para la gente de su pueblo, dejo de ser cosa y decidió ser él.

Temeroso salió de su casa de la que no había salido nunca y por primera vez logró escuchar los sonidos del pueblo: voces, llantos, risas, alegrías, tristezas, gritos, burlas, enojos… Entonces habló y la gente que iba pasando por la acera se volvió para saber de dónde provenía esa voz.





Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …