Ir al contenido principal

El arte y el alma


¿El arte es el medio por el cual se expresa el alma y es prueba de que ésta existe? Posiblemente, porque el arte a través de sus distintos medios de expresión como lo son la pintura, la escultura, la literatura y demás, es capaz de mover todos los sentimientos que se congregan en el interior del ser humano. Y cada persona ve en una obra diferentes aspectos que la hacen ser única. Así como se dice en la literatura que nunca un libro X leído por la persona A, es el mismo libro del de la persona B aunque el titulo en portada sea el mismo. Las diferencias en el arte radican en las del alma. Y a cada una de las obras que vemos y disfrutamos les tomamos piezas que necesitamos para alimentar nuestro interior. Por eso definir el arte es tarea arriesgada y es adentrarse en un laberinto de ideas, definiciones, características, estilos, etcétera que nunca nos mostrarán una salida pública, una respuesta única.

El alma es un efecto de una causa y el arte es el efecto de otra y todo lo que existe que es claro y distinto por fuerza debe ser una cadena de causas y efectos. Esta serie de causas y efectos son verdades claras y distintas. Pero el arte es un efecto de una causa inmaterial: el alma. Y el alma es un efecto de una causa inmaterial: Dios (lo supremo, lo único, el principio, el origen, lo primigenio, el núcleo o como se le quiera llamar). Si el arte es en verdad producto directo del alma, de lo bello, lo bueno, lo justo y positivo, entonces las artes son justas, bellas, buenas y son producto etéreo de lo perfecto. Tal vez, por ello, el arte es capaz de despertar los más profundos sentimientos y sensaciones que ninguna otra cosa material puede lograr: la felicidad; por descender del que sabe todo del alma, de aquel que dio origen al ser, a lo que somos y que nos ofrece, con el arte, su mas bello regalo inmaterial que se va descubriendo gracias a los artistas que han sido capaces de descifrar y expresar los goces y lamentaciones de lo único que realmente nos pertenece: el alma.  


Texto que formó parte de mi editorial en la edición especial de Monolito arte.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Algún cadáver

Alguna vez frente al mar

Fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio

Foto de Casa Teodora
Quiero compartirles algunos fragmentos de mi novela Yo (el otro) Octavio (Ediciones El Viaje. 2014).
Sobre la obra, La Jornada Jalisco dijo lo siguiente: “"El autor añadió que percibió este relato y su forma de narrarlo como potencialidad creativa, que debía resolver escribiendo las palabras de Octavio. Su proceso creativo lo relacionó con la angustia, como un presagio que le llega repentino. Octavio es un personaje que ya había aparecido en relatos escritos con anterioridad y que se presenta como “necesidad de sacar la sensación del pecho sin saber una trama”, de allí el tono poético en el que presenta la novela. La escritura es para Mireles un conjunto catártico de experiencias". 
Fragmentos:
I
“Hay un silencio, uno de esos silencios de vacío, como los que se producen inmediatamente después de la muerte, de la violenta, después de detonaciones y un cuerpo fantasma que cae del otro lado de la calle, y el silencio ese del que hablo, y no hay nada y más nada …